Querides absurdes;

Hemos estado estos días en carretera y furgoneta haciendo sendas paradas en La Cabrera y Puebla de la Calzada; dos lugares que ya habíamos tenido el placer de visitar con la gira absurda.

En esta ocasión, lo hemos hecho con nuestra última criatura absurda: Gruyère y no podemos estar más contentos de cómo han ido las funciones en los dos sitios.

Desde aquí, queremos dar las gracias a nuestr@s técnic@s absurd@s, Víctor y Bea, por el trabajo extra realizado. Sois dos máquinas muy máquinas.

Y no vamos a perder tampoco la ocasión para agradecer a nuestros amigos Teo y Vega del Festival Nacional de Teatro Vegas Bajas, quienes cada año nos sorprenden con su hospitalidad, buen hacer y en esta ocasión hasta un surtido de ibéricos que nos salvó la vida. ;))

Afortunadamente, hay absurd@s por el mundo que no tiran la toalla y se empeñan en demostrar que la cultura es segura.

Y en Puebla de la Calzada tienen la absurda suerte de contar con estos dos defensores a ultranza de las artes escénicas, que cada año se pelean contra viento y marea para sacar adelante el Festival y este año, lo han organizado con tanto mimo y tanta seguridad que es para quitarse el sombrero ante ellos. Os admiramos y queremos absurdamente.

Un año de diferencia hay entre estas dos fotos y esperamos que se cumpla aquello de que “no hay dos sin tres” porque nos declaramos absurdamente fans de este equipazo de organización.

Próxima parada: 23 de octubre.

Teatro del Bosque. Móstoles.