La primavera ha llegado justo en el momento en el que la Tierra se ha tomado la libertad de hacernos parar para poder recuperar un poco su equilibrio.

Y la recibimos desde nuestro absurdo hogar, mientras suena una lista en Spotify de Chill Out. Toda esta semana suena mucho chill out y mucha música clásica, por aquello de continuar con nuestro propio equilibrio.

Tras el shock inicial, estamos muy bien: leyendo mucho, comiendo rico, escribiendo y queriéndonos y sobre todo, respetándonos mucho.

Podemos decir que nuestra desconexión forzada está siendo para nosotros un regalo en forma de tiempo.

Seguimos trabajando y en contacto diario con nuestra distribuidora absurda para salvar todo lo que podamos del destrozo. Aprovechamos para mandarle un abrazo enorme y absurdo desde aquí. Ya sabéis lo que dice el dicho: “El absurdo que tiene una buena distribuidora, tiene un tesoro” y nosotr@s tenemos el equivalente a la fortuna del rey emérito en paraísos fiscales con Paz.

Estamos absurdamente desconectados de las redes sociales. Nos limitamos a entrar en el instagram absurdo para seguir colgando en nuestros stories los secretos y recuerdos más absurdos; pero esto es algo que ya veníamos haciendo antes del estado de alarma para celebrar nuestros #10añosabsurdos. Os recomendamos absurdamente echarle un vistazo, ya que no encontraréis absolutamente nada que tenga que ver con el tema que ya ocupa los hogares y las cabezas del mundo entero las 24 horas del día. Nos atrevemos a decir que es hasta oxígeno para el alma.

Así que, por una absurda salud mental, hemos reducido nuestro contacto con el exterior a temas relacionados con el trabajo y nuestros familiares y amig@s cercanos.

No obstante, y como nos lo habéis pedido, colgaremos material absurdo para que, si os apetece conocer más cosas sobre la historia de esta absurda compañía, le echéis un vistazo y no nos echéis mucho de menos.

Y recordad, absurd@s, este tiempo es necesario y, además, es un regalo si te lo tomas como tal. ¡Aprovéchalo!

Y recuerda… #quédatencasa que #yomequedoencasa también, por ti, por mi y por los demás.

¡SED ABSURDAMENTE FELICES HASTA QUE PODAMOS SALIR A LA CALLE A ABRAZARNOS!

  • La foto forma parte de nuestro álbum de historia absurda. Esperábamos al sol a comenzar nuestro único infantil hasta la fecha: La Isla de las luciérnagas.