“A ritmo muy rápido, con juegos de palabras, rápidas replicas, personajes absurdos y esa luz tan especial que desprenden Patricia Estremera y Alfonso Mendiguchía en sus montajes (y que tan bien ha sabido aprovechar César Maroto, director de la propuesta, marcando los tiempos y las pautas), se va redondeando una propuesta fresca, alegre, simpática, entretenida, reflexiva y con una energía muy positiva”.

Lee la crítica completa HACIENDO CLICK AQUÍ.

¡Útima semana en el Teatro Alfil!